o 1 Campo 2 Ca 3 Campo 1 Co 2 Campo 2 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Ca 3 Campo 3 Campo 3
o 1 BUZÓN AGENDA PARA LEER ANDANDO HUELLAS AJENAS LITERATURAENBREVE

miércoles, 28 de mayo de 2008

Primer párrafo de cuento, para evitar la sequía bloguera preexámenes


EL GATO DE LA MALETA

El abuelo nos dejó su vieja maleta como herencia. Murió despacio, seguro de sí mismo, como había sido siempre. El abuelo tenía sus cosas raras y aquel día —yo recuerdo un verano caliente, de lagartos tomando el sol hasta el último rayo de la tarde— nos pidió que le fuéramos a buscar esa maleta pequeña, de cuero, llena de pegatinas de colores, que llevaba siempre allá donde fuera. Víctor y Pedro aún no habían cumplido los siete y yo apenas pasaba de los nueve.
—La maleta, rapaces, venga, que me muero —nos había insistido—. No tengo todo el día.
Nosotros, que nunca habíamos visto al abuelo así, casi muerto, no dejábamos de mirarnos la punta de los zapatos negros que la abuela nos había hecho poner.[...]

9 pisaron la hierba:

dimitri dijo...

"Murió despacio, seguro de sí mismo, como había sido siempre."

qué gran frase!

empieza muy bien, seguiremos la pista...

un saludo, arilena.

:)

Wilco dijo...

¿Y un gato en la maleta?

Bueno, esperaremos hasta después de exámenes. Suerte, ari

besos

marina dijo...

Buen comienzo, sí..
Ahora hacía tiempo que no me pasaba por aquí...(no tuve exámenes per casi)
Gracias por tu visita. Me hizo ilusión lo que me contaste... a dúo suena mejor :-)

Hasta otra y suerte en los exámenes...!

claudia dijo...

Efectivamente, la frase que sintetiza cómo murió el abuelo es muy buena. Suerte y gracias por el adelanto literario.

Arilena dijo...

Gracias a los cuatro.
Quizás dentro de un par de días cuelgue algo más... Como si fuera un relato por entregas.

pd.-Paciencia, Wilco que el gato está en la maleta.

Carlos Arnal dijo...

La maleta con pegatinas del abuelo me sugiere esas maletas que han dado la vuelta mundo.
El detalle de los zapatos negros que la abuela obliga a ponerse a los niños, como un luto por adelantado, me parece un detalle bastante macabro, que convierte la muerte del abuelo en un trámite indoloro, en una ceremonia más. Claro que, viendo cómo el abuelo acepta su propia muerte, casi no me extraña tanta naturalidad.

¡Suerte con los exámenes!

carlos maiques dijo...

Hmm.

El gato está en la maleta.

Perfecto. Acaba cuanto antes los exámenes, aprueba con nota y no nos dejes colgados de esta manera. Tiene muy buena pinta. Seguró que me sigue gustando cuando retomes la tarea. Un saludo. Suerte!

Herman dijo...

De nuevo me encandilas con tu prosa seductora.
En vilo quedo.

Hugo Izarra dijo...

Malditos exámenes, Ari.