o 1 Campo 2 Ca 3 Campo 1 Co 2 Campo 2 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Ca 3 Campo 3 Campo 3
o 1 BUZÓN AGENDA PARA LEER ANDANDO HUELLAS AJENAS LITERATURAENBREVE

sábado, 17 de mayo de 2008

¿Cómo podemos saber que esto no es un sueño?

—Entonces, ¿cómo podemos saber que esto no es un sueño? —decía Ana.
El fotógrafo levantó la cabeza sobre la cámara.
―Un poco más a la izquierda, Marcos ―me dijo.
Yo, obediente, me apreté un poco más. Ella seguía cuchicheándome aquello del sueño.
―Los sueños no tienen el cielo de color azul ―le dije.
Pero al volverme hacia ella vi que se había quedado congelada. El fotógrafo también, con la foto en la mano. Se la quité y la miré. Al lado de Ana empezaba a aparecer una silueta. Dí un paso atrás y sacudí la foto, con todas mis fuerzas. Aquella silueta, me dije, no debía aparecer del todo.

6 pisaron la hierba:

Dragón de Azúcar dijo...

Una silueta extraña en el rabillo del ojo, un cielo que cambia de color, una foto que nunca se ve del todo bien...

¿Tenemos los mismos sueños o es solo casualidad?

¿Tú que dices?

Miguel Sanfeliu dijo...

Unos microrrelatos muy interesantes.
Te mando un saludo.

Carlos Arnal dijo...

Debe ser terrorífico verse en la tesitura de tener que sacudir una foto para que no salga lo que está a punto de salir. Me gusta mucho la idea de que, manipulando una foto, podamos manipular la realidad, por ejemplo haciendo desaparecer una persona... Me recuerda también una exposición de Gustavo Germano, "Ausencias", de la que seguro que ya has oído hablar y que provoca escalofríos de tristeza.

¡Un saludo!

Arilena dijo...

Las casualidades no existen. Eso es cosa de las azucareras (o los maratones de azúcar). ¿Existen? ;)

Un saludo, Miguel. Gracias. Ya te tengo "localizado" blogosféricamente. Un placer conocerte el viernes.

No recodaba la exposición que mencionas, Carlos, pero la he encontrado buscando en Google. Su tristeza se toca literalmente.
Un saludo para tí.

Dragón de Azúcar dijo...

Azar, casualidad...
Sueño, realidad...
Querer, poder...

Son todos sinónimos.

Saludos

Bea M dijo...

los sueños siempre dan buenos relatos! un beso!