o 1 Campo 2 Ca 3 Campo 1 Co 2 Campo 2 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Ca 3 Campo 3 Campo 3
o 1 BUZÓN AGENDA PARA LEER ANDANDO HUELLAS AJENAS LITERATURAENBREVE

domingo, 4 de mayo de 2008

Preguntas directas

A la mujer indecisa le gusta —podría decirse que adora— que le hagan preguntas directas. Porque ella es sincera, sobretodo. Siempre ha pensado que no sería capaz de decirle una mentira a nadie.
Pero si a la mujer indecisa le hacen una pregunta indirecta ella se bloquea, le tiembla la cabeza y no puede mirar fijamente a ningún lado. Si no le hacen una pregunta directa contestará cualquier cosa. A saber:
—No lo sé. No guardo hielo debajo de la cama —dirá si alguien le pregunta cómo se lo pasó en la fiesta de trabajo del sábado pasado.
—Lo siento, pero no colecciono cacahuetes —le contará a cualquiera que le pregunte por la dirección de una calle.
Ella prefiere cosas así:
—¿Están terminados los informes del viernes? —le preguntará su jefe.
Ella, satisfecha por la pregunta, sonreirá de oreja a oreja y mirará profundamente a los ojos del hombre que es su jefe (aunque no sabría decidir si es lo bastante guapo para ella), él le devolverá la mirada hasta que ella diga, con una seguridad aplastante:
—No. Los informes no estás terminados.

7 pisaron la hierba:

Anónimo dijo...

Sí, las indecisas son perversas, pretenden que todo el mundo gire en torno a ellas. Qué malas!

Buena vista y buen relato
Nina

Dragón de Azúcar dijo...

Las mujeres y sus gustos... más extraños no pueden ser.

Saludos

El Viajero Solitario dijo...

El relato es ingenioso, no cabe duda. Y el tono es estupendo.
Me queda la duda de no saber diferenciar una pregunta directa de una indirecta. ¿Por qué solicitar la dirección de una calle es indirecta y preguntar por unos informes, directa?
Me da la impresión de que, tanto una como otra, se refieren a cosas concretas, que no esconden otra pregunta ni dan lugar a una doble interpretación.
No sé, se me ocurre que una pregunta indirecta sería más bien cuando el jefe te dice, diez minutos antes de la hora de salida, si tienes algo que hacer (señal inequívoca de que te va a "pedir" que te quedes para acabar unos informes que él debería haber hecho), o cuando tu pareja te pregunta si hoy llegarás tarde de nuevo (ese "de nuevo" es la clave, el tono contribuye a remarcar el carácter de la pregunta).
En fin, preguntas (directas o indirectas que se hace uno).

Arilena dijo...

¡Eso! Malvadas las indecisas. Yo entre ellas.(Risa malévola)
Bienvenida Nina, no sé si te había recibido antes pero vuelve cuando quieras.

Arilena dijo...

Los hombres y sus conclusiones no son ¿extraños?

Saludos Dragón de azúcar

Arilena dijo...

Entiéndase como pregunta directa aquella a la que se puede contestar con un sí o un no. (Aquellos juegos de niños donde tenías que adivinar un objeto preguntando. "No. No es rojo" "Sí, salta.")

Bromas aparte, no lo miré y creo que en vez de llamarse pregunta directa se llama pregunta cerrada, de ahí tú incuestionable duda, Viajero.

Wilco dijo...

Ok.

-¿Están terminados los informes del viernes? a)Sí b)No

-Perdona, ¿la calle Tal? a)Sí b)No
-¿Sabes dónde está la calle Tal? a)Sí b)No

-¿Cómo te lo pasaste en la fiesta?
-¿Te lo pasaste bien en la fiesta?

-¿Es bastante guapo para ella?
Una pregunta incluyendo más preguntas. Preguntas cerradas que, diría, sólo ella puede plantear y responder. De lo contrario, sabríamos todos cuánto es, por ejemplo, "bastante", para alguien.

Te pido un café, te pongo el azúcar. No hace falta que vengas Como si cada café en el mismo bar durante un mismo día no fuera diferente o las mismas manos no realizaran el mismo gesto de forma distinta.