o 1 Campo 2 Ca 3 Campo 1 Co 2 Campo 2 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Ca 3 Campo 3 Campo 3
o 1 BUZÓN AGENDA PARA LEER ANDANDO HUELLAS AJENAS LITERATURAENBREVE

miércoles, 4 de junio de 2008

El gato de la maleta (II)

[...]—Pero abuelo... —parecía que estábamos a punto de decir, y no llegábamos a atrevernos.
—¡La maleta! —nos volvió a gritar.
Pedro y yo cogimos cada uno por un lado y la dejamos encima de la cama, al lado del abuelo.
—¿Sabéis lo que hay dentro? —nos preguntó inclinándose hacia delante, bajando la voz hasta hacerla casi un susurro.
Luego sonrió al ver que movíamos la cabeza asustadsuos porque lo único que sabíamos de aquella maleta era lo que la abuela gritaba cuando el abuelo llegaba de algún viaje.
—Esa maleta vieja —decía— parece que lleves muertos en ella.
Pero no, no había ningún muerto. Aquel día caliente y amarillo —veinte minutos antes de que el abuelo muriera— fue la primera vez que vimos al gato de la maleta. Luego, sólo lo veríamos dos veces más en toda nuestra vida.[...]

6 pisaron la hierba:

Raúl dijo...

a mí me ha recordado este breve pasaje, siquiera someramente, el misterioso contenido en las cajas que a modo de regalo, el protagonista de Tierras de Cristal, de A. Baricco, le traía a sus esposa después de cada viaje.
Un agradable blog, el tuyo.

El Viajero Solitario dijo...

Ya va tomando cuerpo la historia. Aún es pronto para juzgar, esta entrega por capítulos ofrece una visión fragmentada e incompleta, pero no es pronto para decir que, como siempre, tu escritura es cautivadora y sugerente.

pd.- me comenta el corrector de palitos inclinados que en la primera entrega del cuento hay un par de deslices. A saber:
hasta el último rayo de la tarde
Víctor y Pedro aún no habían cumplido

Permanezco atento al desenlace.

carlos maiques dijo...

Pintaba bien, y así continúa tu gato. ¿Cuántas entregas? No respondas hasta después de los exámenes. Seguiré leyendo. Un saludo.

Wilco dijo...

lo único que sabíamos de aquella maleta era lo que la abuela gritaba cuando el abuelo llegaba de algún viaje.

(...)

fue la primera vez que vimos al gato de la maleta. Luego, sólo lo veríamos dos veces más en toda nuestra vida.

Es como si cada párrafo ofreciera un montón de posibilidades, Ari.

Si no recuerdas la respuesta de alguna pregunta y escribes un cuento, creo te aprobarán igualmente

Besos

marina dijo...

tengo los ojos fijos en esta maleta...

espero con sonrisa casi impaciente...

un abrazo,
:-)

Arilena dijo...

Bienvenido, Raúl. Pásate por aquí las veces que quieras.


----
¿Qué haría yo sin el corrector de palitos? :D


----
Todavía no sé cuantas entregas, Carlos. Tengo algo más escrito (no está terminado aún), pero no quiero colgarlo todo de golpe, no quiero cansaros.


---
Ciertamente podría escribir un cuento si no me sé una pregunta. De hecho, los profesores no tendrían derecho a quejarse luego (los de zoología al menos) al fin y al cabo meto animales en todos los cuentos.
Besos



---
"Si parpadeas te lo pierdes" como diría el calvo de Telecinco.


---
Un saludo a todos, entrada recién colgada para los impacientes...