o 1 Campo 2 Ca 3 Campo 1 Co 2 Campo 2 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Ca 3 Campo 3 Campo 3
o 1 BUZÓN AGENDA PARA LEER ANDANDO HUELLAS AJENAS LITERATURAENBREVE

jueves, 21 de febrero de 2008

Burn it up

Y si alguien pregunta:
—¿Dónde estarás esta tarde?
Otro podría responder:
—Lo siento, hoy sólo haré una cosa. Quemaré libros de Harry Potter.

6 pisaron la hierba:

Balcius dijo...

Mejor quema algo que valga más la pena el esfuerzo.

La destrucción, igual que la creación, requiere un objetivo noble, y Harry Potter no merece ni eso. Aunque reconozco que cuando tenía ocho años hice una cruzada parecida contra los libros de "Teo va al colegio". No podía soportar que mis compañeros se embobaran con semejante idiotez.

Arilena dijo...

Oh, no creas que no merece el esfuerzo, balcius. Los de Harry Potter son unos libros que empezaron gustándome pero que han ideo degenerando, metiendo más paja para agradar a los compradores, para vender. Han llegado a tal extremo de poder decír que son la serie de libros con el peor final que he leído.
Además justo en verano acabé de leer otra seríe de libros infantiles, también larga y que también ha tenido bastante éxito en Inglaterra aunque no haya sido exportada aquí (Una serie de catastróficas desdichas).

En fin, habría muchos otros que también merecieran la quema. Todos esos que en vez de ser libros han pasado a ser objetos del mercado.

dimitri dijo...

claro que sí, la paja debe ser quemada!!

dimitrian dijo...

por cierto, gracias y mil gracias, aquí en peti comité, Arilena, por hacerme confiar tanto en el cuento adecuado.

besos

El Viajero Solitario dijo...

No malgastes fuerzas ni tiempo, Arilena, déjales con sus conjuros, si son felices...
Piensa que, el tiempo que dedicas a recopilar los libros, apilarlos, prender la llama y esperar a que se consuma, lo podrías estar dedicando a leer, escribir, atarte los cordones de los zapatos, observar un eclipse lunar...

Arilena dijo...

De nada, Dimitri, era un muy buen relato y por eso ha quedado finalista. Por cierto ¡enhorabuena!

No haría falta recopilarlos, viajero bastaría con conocer el sitio exacto donde los guardan la víspera antes de que lleguen a las librerías, entrar en el almacen de noche y dejar caer descuidadamente una cerilla.