o 1 Campo 2 Ca 3 Campo 1 Co 2 Campo 2 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Ca 3 Campo 3 Campo 3
o 1 BUZÓN AGENDA PARA LEER ANDANDO HUELLAS AJENAS LITERATURAENBREVE

jueves, 21 de agosto de 2008

Algo de comer

Se ha escondido en mi garaje, entre las bicicletas y los tubos para montar el toldillo del jardín. Apenas habla y a veces le escucho salir a escondidas por las noches. Yo le suelo preparar algo de comer y se lo dejo junto a la puerta, por si tiene hambre y quiere salir. Sé que es inútil, pero aún así lo sigo intentando.
Me lo ha contado ―sí, me ha contado por qué se oculta― y me ha dicho que tiene miedo. De momento sólo roba piezas pequeñas, como los tubos de escape y las juntas de los motores. Y llega con la cara negra, tendré que recordar bajarle una toalla la próxima vez.
―Sólo cosas pequeñas ―me dijo con la boca llena cuando le encontré con un limpiaparabrisas en la mano, todavía a medio masticar.
Sólo cosas pequeñas, eso me asSólo cosas pequeñas, eso me asegura. Me pregunto si sabe que después ya no podrá calmar su hambre sólo con los limpiaparabrisas o los retrovisores y necesitará el coche entero. Y luego quizás empiece con los autobuses y los camiones. Lo que no sé es qué irá después, hace días que trato de no salir de casa.egura. Yo sé que no, que luego necesitará el coche entero. Y empezará con los autobuses y los camiones.
Cuando hoy he bajado a hacerle compañía me ha ofrecido un delicioso pedazo de neumático. He tratado de recordar porqué no salgo de casa desde hace dos semanas.
Trato de concentrarme en esa razón mientras cojo la tuerca que me ofrece y me la llevo a la boca.
—Tendré que volver a dejar la luz del porche encendida ―me digo, mientras cojo la segunda tuerca y mastico despacio.

13 pisaron la hierba:

El Viajero Solitario dijo...

Un cuento inconfundiblemente tuyo, Arilena.
Supongo que dejas a cada cual la interpretación de quién o qué anda escondido en el garaje, pidiendo cada vez más. A mí se me ha antojado, así de golpe, que es el progreso (¿hacia dónde?, me pregunto), del que acaba formando parte el narrador (ya sé, no hace falta que me lo digas, debería hacer que un médico mirara lo mío).
Me ha encantado el cuento, aunque no acabo de entender por qué esta noche dejará la luz encendida.

pd.- el corrector de palitos inclinados, puñetero él, dice que, al final del tercer párrafo, quienquiera que se oculta en el garaje ha debido extralimitarse y se ha comido alguna palabra o la ha vomitado: hace días que trato de no he salido de casa.

Saludos sureños.

Dragon de Azucar dijo...

El estómago, siempre el estómago guiándonos a cada paso. ¿qué sería de nosotros sin él?

Saludos

Anónimo dijo...

No es de lo mejores microrrelatos que te he lído. Un poco repetitivo para mi gusto.

dimitri dijo...

a mí me parece pistonudo.

Arilena dijo...

Tengo que darle un par de vueltas al cuento, viajero. Está la idea pero creo que voy a cambiarlo de alguna forma para que se haga más comprensible.
No quiero que suene a excusa :) pero el texto lo colgué más que nada por no dejar morir el blog (lo tengo tan abandonadito, por mucho que sea verano) y por terapia (lo escribí de madrugada y para quitarmelo de encima, es una manía persona, utilizo el blogger porque usar el Word me blogquea)

pd.-¡Qué haría sin el corrector de palitos!

Arilena dijo...

Todavía no conozco a nadie que viva sin estómago, sería un buen tema para un cuento, Dragón de azucar


Anónimo estoy muy de acuerdo contigo. El cuento necesita como poco darle un par de vueltas (incluso cambiarle en la estructura, no sé)
Me alegro saber que te atreviste con el comentario negativo aunque no te importe la próxima vez (si quieres) hacerlo con nombre (si es que normalmente firmas con nombre). Así tendré alguien a quien agradecer el comentario, igual que al resto. :)

Apostillas literarias dijo...

Me parece un muy buen relato que podría relacionarse con la literatura fantástica por su temática. Su cuestionamiento sobre lo real me parece particularmente destacable.

Muchos saludos Arilena.

en tierra de nadie dijo...

Un placer volver a leerte y encontrarse con tus personajes fantásticos. Me ha encantado el microcuento de los acantilados.

Enhorabuena por el premio. Espero que con el nuevo curso nos sigamos viendo en las Tres Rosas. bss

ETDN

Anónimo dijo...

Sí, normalmente escribo con nombre, faltaría más, pero en aquellas ocasiones ni me respondes ni me visitas, por lo que con leerte, casi que tengo bastante.

Pd. Algunos de tus relatos, son excelentes... pero los halagos, suelo firmarlos todos.

Levita dijo...

Si no fuera porque estoy en tu jardín, diría que te has hecho amiga de Odradek.
Buen texto.

Arilena dijo...

Magda, es un honor tener un comentario tuyo. Gracias por pasarte y leerme. Y bienvenida oficialmente al jardín.

ETDN: Nos veremos ¡claro que sí! en Tres Rosas en cualquiera de los saraos que haya por allí. Me alegra que te guste el microcuento de los acantilados (realmente no pretendía ser microcuento, sino más bien una reflexión porque en verdad que son así de bonitos y misteriosos)

Arilena dijo...

Siempre trato de responder a todo
me digo en voz baja el mundo, anónimo, aunque en los últimos meses he estabo un tanto ocupada con la Universidad y he descuidado un poco el blog.
Gracias de todas formas por el comentario ya que leerme, después de todo, no es ninguna oligación.

Arilena dijo...

Levita, bienvenida.Te confieso que he tenido que buscar Odradek en Google. Creo que haríamos buenas migas él y yo.