o 1 Campo 2 Ca 3 Campo 1 Co 2 Campo 2 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Campo 3 Ca 3 Campo 3 Campo 3
o 1 BUZÓN AGENDA PARA LEER ANDANDO HUELLAS AJENAS LITERATURAENBREVE

martes, 29 de enero de 2008

Turipilepa

—Turipilepa —susurro agarrando los barrotes de la jaula donde duerme el león.
Mamá mientras tanto le señala los monos a Nacho. Los dos sonrién y no me ven.
—Turipilepa —digo algo más fuerte casi metiendo la nariz entre los barrotes.
Espero a que el león levante un poco la cabeza, a que se ponga de pie y estire las patas.
—¡Turipilepa! —grito cuando empieza a acercarse— ¡Turipilepa, turipilepa! ¡Vamos! ¡Ven!
Entonces me agarran por detrás y yo me sujeto fuerte, todo lo fuerte que puedo a los barrotes de la jaula mientras el león se acerca.
—Turipilepa —digo apenas sin voz porque el hombre que me agarra no me deja respirar.
Trato de arañarle, morderle pero el hombre me sujeta muy fuerte y no me suelta hasta que se asegura de dejarme al lado de mamá que ha avanzado hasta la parte en la que están las jirafas. Mamá me mira, regañándome pero enseguida se vuelve hacia Nacho que le enseña un puñado de hierba a las jirafas. Yo observo alrededor. Unos pasos más allá están los cocodrilos en un pequeño foso. Salto la valla y, con la tripa pegada a la hierba, me deslizo hasta el borde del agua.
Sé que los cocodrilos empezarán a moverse en cuanto los llame.
—Turipilepa —susurro sin miedo—. Turipilepa.

7 pisaron la hierba:

El Viajero Solitario dijo...

Es sólo una opinión: yo hubiera escogido otro narrador para esta historia. La primera persona no me resulta muy creíble, me figuro al protagonista un niño de corta edad y no lo veo capaz de esta narración. Creo que, escogiendo un narrador omnisciente en tercera persona el relato ganaría efectividad. Sólo es un punto de vista.
Por lo demás, me parece muy acertada la palabra turilepa, sitúa y describe perfectamente al personaje, sin necesidad de más explicaciones o descripciones. Y de nuevo ofreces un buen final.

Tu relato anterior me sirvió para descubrir el concurso de la SER, que desconocía. Escribí un relato con el comienzo “No funcionó” (fuera de plazo, pero qué importa) y lo incluí en mi blog. Si la idea acompaña, es probable que lo intente alguna semana.

Saludos.

Wilco dijo...

viajero, importante: no es turilepa sino Turipilepa.

Montones de personas escondidas en las jaulas de los animales diciendo Turipilepa. A la que se equivocan, se los comen.

Montones de personas bien escondidas. Los animales padecen insomnio:

"Hay una señorita camuflada en la arena ¿duermes conmigo, guardián?"

"No seas bestia"

Desde la arena: ¡Turipilepa!

Arilena dijo...

Viajero, se agradece (siempre se agradecen mucho) las críticas. Miraré eso que dices. Aunque no me guste demasiado la idea de cambiar el narrador (suelo escribir a partir de una primera frase y si sale en primera pues sigo en primer), le daré un par de vueltas para hacer más verosímil la voz del niño.

Ánimo con lo de los concursos de la SER. Leí el cuento el lunes en tu blog y me gustó un montón. Ten cuidado, eso sí, que una vez que empiezas ya no puedes parar...


¡Turipilepa!

El Viajero Solitario dijo...

Es sólo una opinión, ARILENA, puedo estar equivocado.

Y vas a tener razón con lo de sa SER, llevo dos días pensando por qué no pudo transformarse en princesa.

Me alegra que te gustara el cuento.

Y por cierto, ¡Turipilepa!

Arilena dijo...

¡Oh, por favor, sed crueles, sed crueles, os lo ruego!

Para tranformarse en princesa sólo hay que chascar los dedos (eso decía mi abuela, que le vamos a hacer)

¡Turipilepa!Viajero

hanksiolitico dijo...

Disiento con lo del cambio de narrador: contarlo en primera persona es lo que deja al lector -a mí en este caso- completamente impactado. Es esa forma de narrarlo, tan tranquila, tan como si hablara estar lamiendo un helado al calor de la tarde (un helado de cianuro, finalmente).
Es sorprendente la tensión que alcanzas cuando el hombre tira de la niña agarrada a los barrotes.
Qué sensaciones contradictorias genera.
Muy bueno

Hugo Izarra dijo...

Eres una pequeña genia.